De paseo por Girona

Estábamos paseando un fin de semana por Girona hace unos cuatro/cinco años, cuando de repente sobre el Pont de Pedra apareció el Sr. Maragall paseando con su Señora Esposa y dos mossos como escolta.

Iba delante de los que lo acompañaban como si buscara algo, no puede evitar sentir un gran cariño y admiración por el que me parece que ha sido el mejor alcalde de Barcelona.