Sorpresa al salir

Hace unos años acudí a un congreso internacional sobre el Alzheimer.

No recuerdo si era en Madrid o en Sevilla, creo que era Sevilla. Salía sola después de escuchar una ponencia y fuera solo estaban dos personas: un niño y un adulto jugando al fútbol.

Era Pasqual Maragall pasándolo en grande chutando la pelota.

Me acerqué, le estreché la mano y le di las gracias por la Fundación. Fue emocionante, mi madre compartía su enfermedad.

Gracias